Contenidos


Redes sociales




Transaminasas


Estructura de una transaminasa
Estructura de una transaminasa
Las transaminasas (o aminotransferasas) son enzimas transferasas que catalizan la reacción de transferencia del grupo amino (-NH2) de un aminoácido a un α-cetoglutarato (un α-cetoácido). Las transaminasas más conocidas son:

- Glutamato-oxalacetato transaminasa (GOT), llamada también aspartato aminotransferasa (AST).
- Glutamato-piruvato transaminasa (GPT), o bien alanina aminotransferasa (ALT)

Las transaminasas están por todo el organismo. La GOT o AST está en el hígado, miocardio, riñón, encéfalo y musculatura esquelética. La GPT o ALT está presente en concentraciones mucho más elevadas en el hígado que en los demás tejidos.

La GOT cataliza la siguiente reacción:

Aspartato + α-Cetoglutarato ⇔ Oxalacetato + Glutamato

La GPT cataliza esta otra reacción:

Alanina + α-Cetoglutarato ⇔ Piruvato + Glutamato

Estas enzimas son importantes en la producción de varios aminoácidos, y su medición en sangre se utiliza para diagnosticar y rastrear muchas enfermedades, y en especial para evidenciar la presencia de daño hepático. Sus valores normales se indican en los partes médicos de laboratorio y varían según la metodología analítica adoptada. Un valor elevado de las transaminasas suele ser indicativo de daño en el hígado.

Las transaminasas requieren la coenzima piridoxal-fosfato, que se convierte en piridoxamina en la primera fase de la reacción, cuando un aminoácido es convertido en un ácido ceto. La piridoxamina enlazada a la enzima reacciona con alanina, oxalacetato o alfa-cetoglutarato, dando piruvato, ácido aspártico o ácido glutámico, respectivamente.

Cuando el azúcar en sangre es bajo, el organismo debe romper las proteínas en aminoácidos, a expensas del tejido muscular. La preferencia de las transaminasas del hígado por el oxalacetato o el alfa-cetoglutarato desempeña un papel fundamental en la canalización del nitrógeno desde el metabolismo de los aminoácidos a asparagina y glutarato, para la conversión a urea que sirve como excreción del nitrógeno. Del mismo modo sucede en los músculos, donde el uso del piruvato en la transaminación produce alanina, que es llevada por la corriente sanguínea al hígado. Allí, otras transaminasas regeneran el piruvato, que proporciona un valioso precursor para la gluconeogénesis. Este ciclo de la alanina es análogo al ciclo de Cori, que permite el metabolismo anaerobio en los músculos.